PATRIMONIO NATURAL

Lo imprescindible de Busturialdea

Los 220 km2 de Urdaibai forman un área natural de enorme riqueza ecológica. Es el humedal más importante del País Vasco, con acantilados, montañas, playas, ríos y aguas subterráneas, que confluyen con cuevas y bosques naturales. Por todo ello, Urdaibai fue declarado Reserva de la Biosfera en 1984. Un lugar donde la naturaleza convive en armonía con las personas.

CABO OGOÑO, PAISAJE DE VÉRTIGO

En este peñón se asienta el pintoresco pueblo de Elantxobe. Es una atalaya natural que nos regala una vista sublime de la costa de Urdaibai. Una impresionante masa caliza de paredes verticales. Se asciende desde Elantxobe a través de un bosque de encinas. Desde la cumbre se domina la playa de Laga y se avista la “cinematográfica” isla de Izaro.

SAN PEDRO DE ATXARRE, A VISTA DE PÁJARO

Valles y marisma se extienden a sus pies. La panorámica es única. La ermita del siglo XV, que adorna la cima del monte Atxarre de Ibarrangelu, domina el paisaje cubierto por el denso encinar cantábrico y la marisma de Urdaibai. Se accede desde el barrio Akorda o desde Kanala. En el camino, te acompañan antiguas leyendas de akelarres y milagros.

ARQUEOLOGÍA Y PAISAJE EN KATILLOTXU

Las excepcionales vistas que ofrece el conjunto arqueológico de Katillotxu, en Mundaka, no te dejarán indiferente.

Esta estación megalítica, situada sobre la desembocadura de la ría, formada por 5 dólmenes y 2 asentamientos al aire libre, aporta una secuencia funeraria de dos milenios, entre el IV y II milenio a.C.

BEDARONA, BUCÓLICO MIRADOR SOBRE EL MAR

En los días despejados, la vistas desde Bedarona alcanzan la costa vasca hasta Iparralde.

Por una carreterita, que se eleva sobre el casco urbano de Ea, a 3 km, nos recibe desde un alto la apacible Bedarona. Eminentemente rural, alberga un importante tesoro natural marino, la rasa intermareal de Ogella.

MENDATA, RURAL Y RECÓNDITO

Cerca de Gernika-Lumo y al abrigo de las verdes colinas de Urdaibai surge Mendata, un municipio rural ligado al caserío, en un espacio natural de excepción. Sorprende el espléndido patrimonio arquitectónico de sus barrios. El Palacio de Albiz, elegante edificio barroco (S. XVIII), la antigua casa-torre Montalban, única en Bizkaia por su planta pentagonal, o la iglesia de San Miguel Arcángel (S. X).

BIZKAIGANE, BIZKAIA A TUS PIES

Muy cerca del barrio Metxikas de Errigoiti, coronado por la ermita Santakrutze, Bizkaigane ofrece un inmenso paisaje sobre Bizkaia. Rodeada de montes, la ermita de esta pequeña cumbre ha vivido, entre leyendas, importantes episodios de nuestra historia. En el lugar se encuentran restos de una estela y un sarcófago, que ‘apuntan’ la existencia de una necrópolis medieval.

Laida, al capricho de las mareas

LAIDA, AL CAPRICHO DE LAS MAREAS

Inmenso arenal en bajamar y cambiante con cada marea. Una playa con dos horizontes: el idílico interior de la ría, con espléndidas vistas a las marismas y las verdes colinas de encinas, que flanquean el valle; y el litoral de olas, salitre y mar abierto, dominado por la romántica silueta de la isla de Izaro.

San Antonio, verde en el horizonte

SAN ANTONIO, VERDE EN EL HORIZONTE

En plena entrada al estuario de Urdaibai, este amplio arenal de aguas profundas de mil matices de azul y verde, es el lugar perfecto para practicar deportes acuáticos. Ideal para disfrutar en familia, ofrece amplias zonas de paseo.

Kanalape, al abrigo del encinar

KANALAPE, AL ABRIGO DEL ENCINAR

En el interior del estuario de la ría de Mundaka, en el barrio de Kanala, surge este arenal conocido como “la playa del amor”, un apelativo por el que se puede adivinar su carácter apartado e íntimo.

Laga, salvaje e indomable

LAGA, SALVAJE E INDOMABLE

Descúbrela poco a poco mientras te acercas a pie por el paseo peatonal, que une el centro urbano de Ibarrangelu con la playa. Ansiada por los surfistas, en invierno ofrece un melancólico y a veces fiero paisaje.

Cabo Matxitxako, de faros e historias naúticas

CABO MATXITXAKO, DE FAROS E HISTORIAS NAÚTICAS

Desde hace más de siglo y medio, sus faros son referencia para los arrantzales, que guiados por su luz, reconocen el límite entre mar y tierra. Desde este estupendo mirador natural, territorio bermeotarra, también podrás observar el paso de cetáceos.

San Juan de Gaztelugatxe desafía al mar

SAN JUAN DE GAZTELUGATXE DESAFÍA AL MAR

Este singular peñón de Bermeo, biotopo protegido, de gran belleza paisajística, ha conseguido el importante reconocimiento turístico de “Maravilla Natural”. A su atractivo natural se unen historias de corsarios, episodios bélicos y tradiciones ligadas al Santo que corona la roca.

Santa Catalina: Romántica, solitaria y señera

SANTA CATALINA: ROMÁNTICA, SOLITARIA Y SEÑERA

Sobre un valiente acantilado asoma al mar de Mundaka la bonita ermita de Santa Catalina. Derruida en 1879, fue de nuevo construida con dinero del pueblo en 1885. Sus usos han sido diversos: local de reunión para la cofradía de pescadores, lugar de cuarentena para enfermos e incluso polvorín de la fortificación adyacente, que aún se conserva.

Antzora, silencioso sobre el mar

ANTZORA, SILENCIOSO SOBRE EL MAR

Este encantador barrio de Ibarrangelu concentra las maravillas de la costa y las profundas raíces de la vida rural. Situado entre las playas de Laida y Laga, un relajado paseo desde cualquiera de ellas te acercará a este tranquilo núcleo rural dividido en dos. En la zona alta se haya la ermita de San Vicente arropada por encalados caseríos.

Rasa intermareal de Ogella, especies únicas

RASA INTERMAREAL DE OGELLA, ESPECIES ÚNICAS

La rasa intermareal de Ogella se sitúa entre las localidades de Ea (Bedarona) e Ispaster. Por la asombrosa riqueza y gran variedad de especies de fauna y flora marinas que se pueden observar en marea baja, se considera la más importante del Litoral Cantábrico.

Isla de Izaro, horizonte de Urdaibai

ISLA DE IZARO, HORIZONTE DE URDAIBAI

La “cinematrográfica” Isla de Izaro, vigila la bocana del estuario de la ría de mundaka. Es una de las referencias paisajísticas de la comarca. Una ajetreada historia y antiguas leyendas rodean de un halo de misterio a este atractivo islote.

DANDO ALAS AL PLACER DE OBSERVAR

La marisma es un observatorio privilegiado del pase otoñal de aves por Urdaibai. Un espectáculo natural que protagonizan más de 240 especies de aves que emigran desde el Norte de Europa hacia África.

MUNAS, UN PAISAJE VIVIDO Y TRABAJADO

Estos diques de tierra (S.XVIII-XIX) fueron construidos para aislar las tierras de la marisma de la sal del mar y aprovechar los terrenos para cultivo y pastos. Hoy son improvisadas pasarelas, perfectas para disfrutar de bellos paseos inmersos en la marisma.

MARISMAS DE GAUTEGIZ ARTEAGA

MARISMAS DE FORUA

El robledal de Artzubi, santuario forestal

EL ROBLEDAL DE ARTZUBI, SANTUARIO FORESTAL

El robledal de Artzubi (Arratzu-Mendata) representa lo que fueron los antiguos robledales medievales, con árboles de gran porte y altura y un sotobosque diverso y abundante. La vida está presente en el robledal desde el suelo hasta la copa de sus árboles, conformando un auténtico santuario forestal dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Encinar cantábrico, intrincado manto verde

ENCINAR CANTÁBRICO, INTRINCADO MANTO VERDE

El encinar, presente sobre todo en la margen derecha de la ría, desde el cabo Ogoño a las laderas de Ereñozar, aporta uno de sus rasgos más característicos al paisaje de Busturialdea. Típicamente mediterráneo, se desarrolla en esta comarca gracias a la combinación del microclima que propician las temperaturas del agua del mar y los suelos asentados sobre zonas kársticas.

Txatxarramendi, un rico parque botánico

TXATXARRAMENDI, UN RICO PARQUE BOTÁNICO

La isla de Txatxarramendi en Sukarrieta, llevada a tierra por su airoso puente, guarda entre su masa forestal una gran variedad de especies.

Encinas, aladiernos, laureles, madroños… que forman un denso y misterioso jardín. Este espacio, que acogió un hotel (1896-1947), pionero del turismo en la comarca, es también un mirador privilegiado para disfrutar del paisaje del estuario de Urdaibai.

Hayedo de Airo, el refugio de la niebla

HAYEDO DE AIRO, EL REFUGIO DE LA NIEBLA

El Hayedo de Airo, en Nabarniz, es un espacio natural misterioso y sugerente. Sus hayas trasmochas, custodiadas por robles centenarios, son testigo de antiguos oficios y aprovechamientos. Este hayedo, único en Busturialdea, pervive en un entorno poco propicio, lo que lo hace más especial.

Bosques de ribera, aliado del río

BOSQUES DE RIBERA, ALIADO DEL RÍO

Alisos, fresnos, y puntualmente algunos robles son las especies más habituales, acompañados de sauces donde el curso se remansa. Esta vegetación de ribera cumple un papel importante al estabilizar el cauce, aportar sombra, regular el caudal y evitar los procesos erosivos.

AROTZ. RUTA TURÍSTICA DE LA MADERA.

ROBLES, CASTAÑOS, HAYAS, ENCINAS… UN PATRIMONIO NATURAL GENEROSO

“Arotz. Ruta Turística de la Madera” te adentra en la biodiversidad de los bosques de Busturialdea-Urdaibai y en su gestión histórica como fuente de riqueza: desde el encanto de los bosques de ribera, hasta los robledales más cautivadores, que cuentan historias de navegación y de ferrerías, el emblemático encinar cantábrico, que imprime carácter a nuestro paisaje y las plantaciones de pino que alimentan la economía local.

RUTA DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA DE URDAIBAI.

PARA ADENTRARSE EN SUS CUATRO ECOSISTEMAS

Arenal de San Cristóbal y Campas de Axpe (Busturia), Cabo Matxitxako (Bermeo) y San Pedro de Atxarre (Ibarrangelu) son observatorios estratégicos para seguir el rastro de los cuatro ecosistemas que definen la Reserva de la Biosfera de Urdaibai: La Marisma, la Campiña Atlántica, el Encinar Cantábrico y el Mar Abierto. Una ruta esencial para conocer riqueza natural y ecológica de Busturialdea-Urdaibai.